1 comentario

PRESCIENCIA Y ELECCION – Dr. Roger Smalling


El término “elección” es recurrente en el Nuevo Testamento al referirse a los que Dios ha escogido para salvación. Todos los cristianos creen en una doctrina de dicha elección, pues es palabra bíblica. La noción de que Dios escoge a unos y no a otros para ser salvos es tan clara a través de toda la Biblia, que ningún estudiante serio de la Escritura, la negaría. Sin embargo, se dan enfrentamientos cuando nos preguntamos, ¿cuál es la base de esta elección de Dios?

Existen dos respuestas entre la comunidad cristiana. El primer punto de vista sostiene que la Elección no se basa para nada en el hombre. Se trata de un misterio, por siempre oculto en la voluntad soberana de Dios. Aunque Dios no es arbitrario en sus decretos, esto no obsta para que el decreto de Elección sea justo, ya que ninguno merece la salvación después de todo.

A este punto de vista se lo denomina frecuentemente “Reformado”, pues fue prominente durante el periodo de la Reforma y se mantiene hoy en día en iglesias que identifican su teología como “reformada”. El segundo punto de vista atribuye a la presciencia divina  la base de la Elección. Supuestamente Dios mira al futuro, prevé quiénes aceptarán a Cristo y los “elige”.

A este punto de vista  se lo denomina normalmente “Arminiano”, derivación del apellido del pastor holandés Arminius, del Siglo XVI, quien inventara esta doctrina hacia el final del periodo de la Reforma. Por  el significado de presciencia, en cuanto se refiere a las decisiones divinas, lleva la connotación de “designados”.  Por lo tanto significa algo como “preordenado” en conexión con la Elección. La persona es la predestinada o señalada a ser salva, no alguna cualidad de la persona. La evidencia es:

La presciencia fue determinante, no meramente predictiva, en la venida de Cristo

1. Hechos 2: 23— A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios,…, Las frases donde “el determinado consejo” y “el anticipado conocimiento” están unidas por una forma gramatical griega llamada la Regla de Granville-Sharp, por medio de la cual se hace a los dos términos sinónimos. Para recalcar, es como si se dijera “bueno y justo” o “malo y erróneo. La palabra “determinado” está formada por el mismo verbo del cual deriva “predestinación”. Pedro declara que la venida de Cristo fue a la vez arreglada y designada por Dios.

2. I Pedro 1:20, Ya destinado antes de la fundación del mundo… La palabra “destinado” es PROGINOSKO – “preconocer”. Nótese que en el caso de Cristo, la presciencia de Dios fue más que una mera predicción.

Sería absurdo decir que el Padre meramente “previó” la venida de Cristo. Jesús fue designado a ser el Cristo. Todas las circunstancias relacionadas a su venida fueron preparadas de antemano. La historia se hizo para El, y no al revés.

Hechos 4:27-28 Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera”.

Estos mismos principios aplican a la elección del creyente.

Un texto favorito de quienes se oponen a la Elección es I Pedro 1:2 Elegidos según la presciencia de Dios Padre….” (verso 2). “La palabra presciencia del verso 2 y destinado del verso 20 son la misma palabra y tienen el mismo significado. En el v.20 se refiere a Jesús mismo y a su designación como Redentor. En el v.2 también se refiere a una designación, en este caso de los creyentes que son llamados a la obediencia.

Nótese que dice para obediencia no por obediencia. Pedro espera que todos comprendamos que Dios ha llamado a los elegidos a la obediencia, tal como designó a Jesús como el redentor. Cualquier otra interpretación no puede explicar el uso de la misma palabra en el mismo contexto, lo cual crearía un absurdo en cuanto a Cristo.

Presciencia significa  “destinado” en cuanto a Israel pues Dios ha ignorado su persistente rebelión

Romanos 11:2 No ha desechado Dios a su pueblo, al que desde antes conoció”.

¿Qué es lo que Dios “conoció” acerca de los judíos? ¿Fue acaso que ellos le responderían favorablemente por su libre albedrío? ¡Difícilmente! Nótese el contexto.

Romanos 10:21 Pero acerca de Israel dice:  Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor”.

Si el punto de vista de la presciencia fuera el correcto, entonces Dios hubiera rechazado a los judíos como candidatos a la elección.[1] Una obediencia preconocida no tuvo nada que ver con la elección de Dios a Israel.

1. Evidencia léxica: 1. Presciencia: Los términos griegos son PROGINOSKO  ( verbo: conocer o decretar de antemano) y PROGINOSIS (sustantivo: presciencia o predeterminación).

En toda lengua es común que las palabras tengan dos o más acepciones, usualmente una con significado primario y otra con secundario. El significado primario es “presciencia”, el secundario es “predeterminación”. ¿Cómo se distingue la diferencia? Es “predeterminado” cuando los designios y acciones divinas  están a la vista, como en las escrituras ya indicadas. Esto es así también en nuestra designación como creyentes al puesto y función de elegidos de Dios.

1. Diccionario Abreviado de Gingrich: PROGINOSKO: Conocer o elegir de antemano.

2. Diccionario Griego-inglés de Newman: PROGINOSKO: ya conocido, elegir desde el principio, elegir de antemano.

3. Louw y Nida: PROGINOSKO: Conocer o elegir de antemano.

El punto de vista de la presciencia normalmente asevera que Dios prevé una o varias cualidades en el hombre, las cuales atraen Su gracia.

No existe en el hombre ninguna cualidad buena que se pueda prever.

¿Fue acaso la fe lo que previó? ¡Difícilmente! La fe en sí misma es una obra de la gracia basada en la elección de acuerdo al libro de los Hechos:

Hechos 13:47 y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.

Hechos 18:27 a los que por la gracia habían creído

La gracia misma es fuente de nuestra fe.

1Tim. 1:14 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

¿Fue acaso nuestra santificación lo que Dios previó? Dependería en quién la realiza. De acuerdo con Judas 1, Dios el Padre es el autor.

A los llamados, santificados de Dios Padre, y guardados en Jesucristo

Aquí entraría en juego un razonamiento circular, si la presciencia de nuestra santificación fuera la causa de la elección.

¿Y qué acerca de un corazón abierto? Pablo niega esto específicamente en Romanos 9:16:

Así que no depende del que quiere, o del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

¿Podría algo de bondad o de justicia humana ser la cualidad que Dios hubiera previsto? Pablo lo analiza largamente en Romanos 3 y  aniquila esta noción.

Rom. 3:11 “No hay justo, ni aun uno” “ No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”. “No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios”.

Dios designa y prevé a las personas, no  alguna buena cualidad en ellas.

La verdadera razón por la que muchos aceptan la presciencia como explicación de la Elección es realmente la razón más fuerte para rechazarla. Esto se llama “prueba paradójica”, pues intenta rechazar el otro punto de vista, pero lo que hace es refutarse  a sí misma. La presciencia no lleva a la persona a preguntar. ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?Verso 19.

Si Pablo hubiera sentido que la presciencia fuese un factor, entonces por qué no lo dijo, en vez de concluir que no es asunto de ningún humano el hacer dichas preguntas? Dice Pablo,

Rom.9:19— ¿Quién eres tú para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: Por qué me hiciste así?

Para descubrir cuál de estos dos puntos de vista, la presciencia o la elección, es el correcto, deberemos tan solo preguntarnos cuál de estos dos parece ser el menos “imparcial” y llegaremos a lo correcto.

La presciencia Arminiana trastoca el significado literal de la Elección

“Elección” significa ser los escogidos de Dios, no auto-escogidos. Muchos versículos lo confirman, tales como:

Marcos 13: 20 Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo: mas por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días.

I Tesalonicenses 1:4 conocemos,  hermanos amados de Dios, vuestra elección.

Colosenses 3:12 como escogidos de Dios, santos y amados… Tito 1:1 conforme a la fe de los escogidos de Dios…

El punto de vista en lo de la presciencia torna insignificantes los ejemplos bíblicos acerca de le Elección que han dado los Apóstoles para probar la soberanía de Dios al escoger a los suyos.

Unos ejemplos de la elección soberana en el Nuevo Testamento

1. Los 7000 que no se arrodillaron ante Baal.

Romanos 11: 4-5 “Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Aún así en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”.

Nótese que no es que Dios meramente “halló” a los siete mil. El se los “reservó”. Fue él quien estuvo a cargo de su selección, no ellos mismos. Pablo usa este incidente como un ejemplo de la elección por gracia. Si ésta no fuera la intención del pasaje, entonces cuál sería el propósito de esta ilustración?

2. Jacob y Esaú.

Romanos 9:11- (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección prevaleciese, no por las obras sino por el que llama)

La noción de una auto-elección es un absurdo.

La presciencia asume que la voluntad del hombre es libre en cuanto a su habilidad de aceptar a Cristo y someterse a la ley de Dios.

La Biblia niega esto.

1. La voluntad del hombre está atada al pecado y no puede someterse a Dios sin la obra de la gracia.

Romanos 3:11 No hay quien entienda; no hay quien busque a Dios.

Romanos 8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden.

Romanos 9:16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

2. Venir a Cristo es un don del Padre.

Juan 6:37  Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí…

Juan 6:44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trajere.

Juan 17:9 Yo ruego por ellos. No ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son.

3. La fe es un don que viene de Dios, no algo que se genera en la propia voluntad del creyente.

Romanos 12:3 …conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Filipenses 1:29  Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en El, sino también que padezcáis por El.

Hebreos 12:2  puestos los ojos en Jesús. El autor y consumador de la fe…

1. El arrepentimiento es un don, no es algo que el hombre sea capaz de generarse a sí mismo, sin obra de la gracia.

Hechos 11:18 ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!.

2Timoteo 2:25 …por si quizá Dios les conceda que se arrepientan  para conocer la verdad…

La presciencia torna insignificante el término “predestinación”. Lo hace como si fuera pasivo, en vez de verbo activo que sí lo es.

“Predestinación” es en griego PRORIZO. PRO significa “antes” y ORIZO significa poner límites. Por tanto, significa “fijar los límites con anterioridad”. Dios ha colocado las limitaciones de las circunstancias que rodean nuestras vidas, para asegurar el cumplimiento de nuestra predeterminación como los Elegidos.

Si Dios hubiera nada más “conocido” que lo íbamos a aceptar, ¿por qué habría fijado límites de antemano? Esto prueba que la elección fue de El, no nuestra.

“Predeterminar” se refiere a nuestro llamado como sus elegidos, donde “predestinar” se refiere al resultado final de su decreto de elección.

¿Acaso los siguientes versículos suenan pasivos?

Efesios 1:5 habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos, por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”.

Romanos 8:29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Romanos 8:29 amerita un comentario especial. La frase “antes conoció” conlleva el significado de “predeterminó” por su contexto. En el versículo 28 Pablo acababa de explicar que todas las cosas ayudan a bien a aquellos que aman a Dios, a los que conforme a su propósito son llamados.

Pero ¿cuál es la base para creerlo? Dios ha hecho su llamado y preparación antes de la fundación del mundo, para asegurar nuestra salvación. Eso es por lo que podemos creer que todo nos ayuda a bien.

El Léxico de Louw y Nida traduce este versículo así: “sobre aquellos que fueron  escogidos de antemano, también se decidió de que sean como su Hijo” Rom. 8:29.

La presciencia asume que Dios no quiere o no puede traspasar los límites de la voluntad humana

Los ejemplos bíblicos al contrario son:

  1. Nabucodonosor, Daniel 4:28-35 Como resultado del orgullo del rey de Babilonia, Dios le quitó la cordura por siete años, la razón, el “libre albedrío” y todo. ¿Pidió acaso Dios permiso para hacer todo esto? Nabucodonosor aprendió que…

Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?

  1. El Anticristo y las Diez Naciones.

Apocalipsis 17:17 “porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios.

  1. Los egipcios 

    Y he aquí, yo endureceré el corazón de los egipcios para que los sigan; y yo me glorificaré en Faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería. Éxodo 14:17

Los reyes de la tierra

Proverbios 21:1Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová;  a todo lo que quiere lo inclina.

La presciencia pone la capacidad de elección en manos del hombre y no en las de Dios, lo cual las Escrituras niegan de forma categórica

Romanos 9:16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

Juan 15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros..

La presciencia implica que el control de Dios es meramente pasivo, en vez de activo

Isaías 46:10 Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;

Filipenses 3:21 por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

Hebreos 1: 3 …y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.

La presciencia asume que la fe precede a la elección. Lo cual es un error

    1. Nosotros creemos porque somos Sus ovejas. No es la fe la que nos hace parte de Su rebaño

Juan 10:26 Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.

b. El orden de la vida eterna viene antes que la fe, no viceversa.

Hechos 13:48 y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna

c. La promesa de salvación está disponible solo para cuantos el Señor llame

Hechos 2:39 Porque para vosotros es la promesa y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”.

d. Jesús revela el Padre a quienes se lo quiere revelar

Mateo 11:27 y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar

Ver también Juan 15:21, 6:37, 44, 45, 65; 17:6, 9,11, 20

Conclusión: El término presciencia apoya la doctrina de la elección soberana en lugar de refutarla. Cuando se la emplea en cuanto a la actividad divina, especialmente en conexión a la elección, se refiere al llamado hecho a la persona más que al resultado de una atracción divina hacia alguna cualidad positiva en dicha persona. La Biblia enseña la elección por la soberana gracia de Dios, sin considerar ninguna cualidad positiva prevista en el hombre.

Sobre Romanos 8:29

En el contexto, “antes conoció” se refiere a los elegidos de Dios, aquellos de quienes Dios conoce que van a ser salvos. Esto se confirma por el mismo uso de Romanos 11:2, cuando se refiere a su pueblo escogido, Israel. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció.

Nótese que Romanos 8:28 habla de un propósito especial para aquellos a los que ha llamado a salvación. Dicho propósito es conformarlos a la imagen de Cristo. Lo cual significa madurez espiritual, o como Pablo la denomina en otros textos, es la santificación.

El término predestinación del v. 29 por lo tanto, se refiere más al arreglo de circunstancias necesarias para que ellos lleguen a una madurez, más que a la salvación en sí. Pablo está dando respuesta a la pregunta implícita de por qué Dios permite circunstancias negativas en nuestra vida. Deja en claro que estas cosas no suceden al azar, sino que nos llegan a una meta divinamente señalada, ser conformes a la imagen de Cristo.

La madurez espiritual se garantiza porque se basa en el llamado soberano de Dios, no en nuestras propias capacidades. Los eventos de nuestra vida son igualmente predestinados como lo somos nosotros mismos.

 

About these ads

Un comentario el “PRESCIENCIA Y ELECCION – Dr. Roger Smalling

  1. Gracias por su sitio.
    Tenemos algunos nuevos recursos reformados a su disposición:

    http://www.smallings.com/spanish/spanindex.html

    Bendiciones en Cristo,

    Roger Smalling

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 800 seguidores

%d personas les gusta esto: