Jesús, el sujeto de la escatología


La enseñanza de Jesús tocaba muy de cerca estos sucesos. En su enseñanza, el Reino de Dios era el concepto clave. Ciertamente, Él esperaba su advenimiento futuro, y urgía a las personas para que se dispusiesen a entrar en el. También hablo de su venida como algo que podía suceder en cualquier momento, y por tanto cuando se refería a este reino lo hacía enfáticamente, con urgencia. También debemos destacar que en el mensaje de Jesús el elemento decisivo era que el reino ya había llegado o estaba en proceso de hacerlo, lo cual vuelve a añadir urgencia en su enseñanza.

Los primeros seguidores de Jesús, después de su muerte y resurrección, reconocieron que Él era el Mesías, el agente de Dios en la venida de su reino, quién ya había llegado y ahora gobernaba desde los cielos, por lo que esas personas esperaban con ansias la venida futura de Jesús (lo que consideraban que ocurriría en cualquier momento). Pero si el Mesías había venido, la consecuencia lógica que aquello que tradicionalmente se consideraba como <<el sujeto de la escatología (las últimas cosas)>> ya estaba teniendo lugar (de aquí la expresión “escatología cumplida”, para referirse a que la intervención final de Dios en la historia del mundo ya se había iniciado, como los llamados <<últimos tiempos>>).

Todo esto significa que la proclamación de Jesús y sus seguidores estaba dominada en la presencia e inminencia del gobierno de Dios y su agente, el Mesías. Por tanto, e inevitablemente, la enseñanza de Jesús y los primeros cristianos sobre la ética personal quedó conformada, esencialmente, por esta convicción básica, aunque en nuestros últimos tiempos, movimientos “novedosos” han ganado mucha fuerza conformando estructuras híper-dispensacionalistas que buscan justificarse en versículos aislados, tergiversados o interpretados a conveniencia para soportar tal estructura creada por hombres.

El término “ética” define principalmente cómo deben comportarse las personas en una relación unas con otras. Así cubre todos los aspectos sociales de la conducta. Cuando se aplica a las enseñanzas de Jesús, incluye esta área (notemos sus ejemplos sobre el amor por el prójimo y los enemigos, aunque aún abarca muchas más cosas, cubriendo también la relación entre los miembros del pueblo de Dios).

Como conclusión entonces, podemos decir que es ético enseñar la posición Bíblica de que el Reino de Dios está entre nosotros y en nosotros, y que debemos actuar consiente y consecuentemente con el mensaje de nuestro Señor ya que los últimos días han iniciado y debemos enseñar el evangelio a otros con carácter de urgencia para que entren en el Reino, así como lo hacía Jesús.

Anhelamos Señor tu pronta venida, danos ágiles pies para ir y predicar tu palabra ganando almas para la salvación Eterna. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s